JÜRG ZIEGLER

 

Contacte por primera vez con el Maestro Jürg Ziegler en 1.993 conociéndolo en persona en 1.994 en Suiza donde me desplace a entrenar con él. Pero antes de esto hay una historia importante que contar años atrás pues los inicios en el Hapkido no fueron fáciles. 

He de decir que en las Artes Marciales siempre he sido un  practicante inquieto con el afán de averiguar que hay más haya de cada Pumse, de cada técnica, del arte, de su historia. Durante años me intereso la defensa personal pero a mi entender el Taekwondo no contiene suficiente base técnica pues no trabajaba el cuerpo a cuerpo ni el suelo.

Sabia de otro arte marcial coreano llamado Hapkido pues había llegado a mis manos un libro del Maestro Choi Won Chul editado en la década de los 80 donde contenía defensa personal coreana y manejo de Bong (palos). En esos años era difícil encontrar un maestro de Hapkido en España la mayoría eran de Taekwondo el cual era mas comercial y los pocos que habían trabajaban solo de manera cerrada en su clubes sin organización nacional.

Empecinado en integrarme en la defensa personal durante un tiempo practique Tai-Jitsu y Ju-Jitsu, sobre todo para familiarizarme con las llaves, proyecciones y caídas que hasta entonces no conocía. Pero no estaba convencido al ser ambas de origen japonés y siempre he pensado que la continuidad debe ser en las artes nativas del mismo país por su historia y filosofía común.

Finalmente conocí al Maestro Fernando Quilis el cual había practicado Hapkido en Madrid durante su etapa de estudiante con el Maestro Jae Won Kim. Los Maestros Jae Won Kim y  Yoong Hoon Cho fueron los primeros Maestros de Hapkido y Taekwondo en España fundando en Madrid el club Kimicho en 1.966).

Hacia 1986 el Taekwondo acababa de crear su Federación propia y así todas las territoriales, más tarde en la recién formada Federación Valenciana de Taekwondo se estableció un programa intensivo de formación para Instructores de un año de duración a cargo del Maestro Fernando Quilis, me incorpore con mucha ilusión e interés, éramos un numeroso grupo de Maestros de Taekwondo formándonos. Al año se contacto con el Maestro Bang Kyung Won 8º Dan de Hapkido residente en Canarias para poder examinarnos y titularnos por la Federación Coreana de Hapkido (KHF).

En 1.991 obtuve mi 1º Dan de Hapkido pero el Maestro Bang se retiro del proyecto y no se nos titulo, después se contacto con el Maestro Kwang Sik Myung residente en Los Ángeles (USA), lo trajimos a Valencia y nos entreno en un seminario de mas de 70 personas, realizo examenes de 1º y 2º Dan, allí obtuve el 2º Dan por la WHF.

Había presiones para que el Hapkido no se extendiera en España y al Maestro Kwang Sik Myung se le pusieron trabas políticas para no desarrollar su Hapkido en España, quedando congelado de nuevo el proyecto. El Hapkido que practicábamos era demasiado básico faltaba mucha materia técnica, era la época del video y llego material de Corea y EEUU a mis manos y me di cuenta que estábamos en las antípodas del verdadero Hapkido, consciente busque una organización mas competente.

El grupo de maestros coreanos de Hapkido mas importantes estaba localizado en Canarias pero ellos no se relacionaban con los Instructores interesados en la península, no tenían interés en expandirlo o no podían. En la península destacaban dos Maestros de Hapkido que comenzaban a formar sus organizaciones de Hapkido, uno en Barcelona y otro en Córdoba.

Pronto contacte con el maestro de Barcelona pues tenía de él buenas referencias, el había entrenado 3 años en Corea, comencé a asistir a sus seminarios para reciclarme en su programa, me convenció de afiliarme a su organización, al año quedamos en examinarme de nuevo otra vez de 1º Dan, no me importo pues yo quería aprender.

Debía de ir a su club para examinarme delante de sus alumnos, llegada la fecha del examen recibí una carta diciéndome que no me aceptaban y que comenzara de nuevo. Me enfado mucho esta actitud al ser un maestro al que yo respetaba, al sentirme engañado y ver faltar a su palabra enojado me salí de su organización.

Me quedaba una segunda opción,  contacte con el maestro de Córdoba y estuve un año en su organización pero su forma de hacer Hapkido no cuadraba con el estilo directo y contundente al que yo estaba acostumbrado, este estilo era muy parecido al Aikido japonés, yo tenia muchas dudas sobre la autenticidad de este estilo. El supuesto maestro coreano que estaba detrás de la organización nunca a apareció por los cursos o por exámenes a pesar de las promesas del presidente de la organización, así que decidí retirarme de la organización.

Frustrado por no encontrar un verdadero maestro con un programa competente y preocupado por que tenia 30 alumnos de Hapkido en mi club que necesitaban seguir evolucionando me plantee seriamente buscar fuera de España una organización Internacional que me amparara.

Decidido a viajar a EE.UU. o Corea por suerte descubrí que en Suiza un alumno del Maestro Fundador Ji Han Jae, el Maestro Jürg Ziegler acababa de establecer la European Sin Moo Hapkido Association y organizaba Cursos de formación para Maestros Internacionales, contacte con él y después de meditarlo mucho viaje a Suiza al cantón alemán de Zurich donde durante las pascuas del año 1.994 comencé cursos intensivos de 3 días a 6 h. diarias de entrenamiento bajo el Maestro Jürg Ziegler, volviendo en 1.995 y 1996, para completar mi formación básica.

No fue una tarea fácil…. viajar a un país extranjero en el que las clases eran en alemán, el Maestro me hablaba a mí en italiano para que lo entendiera y yo intentaba expresarme en ingles sin dominarlo, era un enorme lío para poder entendernos. Pero las Artes Marciales son ante todo práctica y toda esa riqueza técnica del Hapkido se abría ante mí como un saco de caramelos a la puerta de un colegio, mi pasión por el Hapkido que acababa de descubrir me convirtió en una esponja de asimilar conocimientos y que después transmitía mis alumnos al volver a España.

El Maseter Ziegler es conocido como un Maestro duro, ¡muy duro!…. me cogía muchas veces de sparring lanzándome por el aire en las explicaciones pero las caídas debían de ser más que perfectas ya que el suelo era de hormigón con una moqueta por encima, nada que ver con los tapices que usamos en España, además me solía poner de pareja con sus alumnos más fuertes y avanzados técnicamente, algunos practicaban varias Artes Marciales además del Hapkido, 

Tuve una anécdota en mi primer viaje: Después de entrenar toda la mañana de pareja con un alumno del Master Ziegler y también maestro de una escuela de Hapkido y Kung Fu, este alumno intentaba siempre apretar más de la cuenta en las técnicas a lo que yo le respondía de igual manera, lo que aquí en España llamaríamos… “y tu más”.

Así estuvimos toda la mañana, pero al acabar la sesión de entrenamiento y sabiendo él que yo era maestro de Taekwondo en España me dijo… “que el Taekwondo no era un Arte Marcial que solo servia para marcar puntos y no para la Defensa Personal como el Kung Fu”.

Esto me sentó muy mal, me lo tome como una ofensa y le dije directamente que una patada mía en su rodilla era un buen método de defensa personal, me dijo que “deberíamos probar un combate para comparar”, le dije que cuando quisiera. Quedo todo ahí. Pero parece ser que comunico su versión de lo ocurrido al propio Maestro Ziegler y a la hora de la comida en una pizzería el Master Ziegler me pidió explicaciones, muy diplomáticamente se las dije pero con mis convicciones, zanjando así el asunto.

Después de esto el Master Ziegler me trato de una manera mas cercana incluso me invito varias veces a cenar con su familia en su casa cosa que no hacia con otros Maestros Internacionales. Yo siempre he guardado respeto a mis Maestros y guardo muchos recuerdos en mi mente de todos estos años de entrenamiento y formación. Fue el Maestro Jürg Ziegler el que me animo a fundar la Asociación Española de Sin Moo Hapkido.

Durante 1.994, 1.995 y  1.996 recibí Instrucción intensiva en los seminarios que el Master Ziegler realizaba todos los años en las fiestas de Pascua. Las sesiones de entrenamiento consistían: Sesión de la mañana técnicas de patada, todos los días las 25 patadas básicas 10 veces cada pierna, cada día un step diferente y a continuación, patadas especiales, en giro, barrido, combinaciones, también básicas en salto, dobles, triples en salto, etc.

Las sesiones de tarde era el programa de defensa personal, técnicas a muñecas, agarres, contra puño, patada, cuchillo, cuerpo a cuerpo, suelo, etc y además manejo se armas coreanas. En todas las clases se realizaba sesiones de entrenamiento para la energía “Ki”. Al comenzar la sesión con “Dan-jon” respiración abdominal con traslación de energía a  las manos, al acabar la sesión técnicas de Muk-jon” meditación sentado.

Después de entrenar estos años con el Maestro Jürg Ziegler mi visión de las artes marciales coreanas cambio radicalmente, adquirí un enorme potencial técnico nada comparable ni al Taekwondo ni al Hapkido que yo había conocido hasta entonces.

Sigo manteniendo contacto con el Master Ziegler al que le guardo respeto y agradecimiento, después de 1.996 decidí que las técnicas avanzadas de Sin Moo Hapkido las quería entrenar personalmente de la mano del Doju-nim Ji Han Jae, pero esto es ya otra historia y biografía que os contare pronto.

Volver